Crónica: Galaxy gana su tercera Copa MLS

LA Galaxy levanta la Copa MLS 2011 tras vencer 1-0 al Houston Dynamo con gol de Donovan

HOU_20111120_MLSCup_2_Boswell

Photo Credit: 
Anthony Vasser/Houston Dyanmo

El LA Galaxy se consagró como el campeón de la Copa MLS 2011 con un apretado 1-0 ante Houston Dynamo frente una asistencia récord de 30.281 aficionados en el Home Depot Center. El gol del campeonato fue anotado por el capitán angelino Landon Donovan, quien terminó con una sequía de títulos de seis años a nivel individual y le brindó al Galaxy la tercera Copa MLS de su historia.

EL PARTIDO
Los equipos empezaron de forma pareja, midiendo sus pasos como suele pasar en cualquier final. Sin embargo, el Galaxy comenzó a mostrar su jerarquía liderados por un Donovan que estuvo prendido todo el partido. Luego de que Houston llegara con peligro al minuto 6 con un centro de pelota quieta de Adam Moffat que nunca fue resuelto por Bobby Boswell, las acciones se volcaron sobre el arco naranja.

Al minuto 12’, una excelente combinación entre Sean Franklin y Donovan terminó en tiro de esquina, el cual fue cobrado por David Beckham, quien lo puso en la cabeza de Adam Cristman para que éste rematara sin suerte. Tras los primeros 15 minutos de juego, el dominio ya le pertenecía totalmente a los galácticos, a quienes les hizo falta el lesionado delantero Chad Barrett, ya que Cristman – su remplazo – terminó perdiéndose varios chances. Al 27’, el delantero no alcanzó a capitalizar un nuevo centro de Beckham, y un minuto después desperdiciaría una habilitación por parte de Robbie Keane, mandando un tiro desviado.

El Galaxy mantuvo la presión hasta el cierre de la primera mitad, pero no lograron encontrar el necesitado tanto antes de que ésta cerrara. Donovan y Magee intentaron de lejos al 40’ y 45’ respectivamente, pero ambos tiros salieron desviados.

Houston, además de la destacada actuación del central Geoff Cameron, solamente logró acercase una vez más al minuto 44’ cuando Danny Cruz puso un zapatazo en las manos del portero Josh Saunders.

En la segunda mitad, Houston trató de empujar y llegaron al 47’ con un centro de Corey Ashe que fue derecho a las manos de Saunders. Un minuto después Moffat intentaría de lejos pero el balón se iría desviado. Keane respondería al 49 cuando quedó habilitado tras un rebote y sacó un fuerte remate rastrero que pasó rozando el palo derecho del portero Tally Hall.

El Galaxy siguió siendo el equipo que proponía, pero sin poder descifrar la defensa naranja. Luego de que Calen Carr mandara un tiro desviado para Houston, el Galaxy aprovecharía una oportunidad para vencer a la terca defensa visitante. Beckham encontró a Keane, quien puso el balón dentro de la red, pero la acción no fue contada por un fuera de lugar por parte del irlandés.

Houston buscó arriesgar más en ataque en el segundo tiempo, usando la velocidad de Ashe, quien asustó con un tiro al minuto 58’, y luego al 61’, cuando incomodó con un centro a Saunders, quien supo responder al final. Moffat estaría cerca de anotar con un cabezazo al 66’, el mismo momento en el que entró Carlo Costly, quien remplazó a Carr para oxigenar el ataque naranja.

Sin embargo, cuando parecía que el Dynamo iba en subida, apareció Donovan, quien había sido el mejor del Galaxy a lo largo del juego, para poner el primer gol del partido. Al minuto 72, Keane recogió un balón afuera del área y después de dejar pasar a Donovan metió un pase filtrado para que el “Capitán América” lo tomara y pusiera el balón al fondo de la red.

Con el marcador a su favor, los hombres del Galaxy atrasaron sus líneas, dejando el contragolpe como su opción de ataque. Fue de esa forma que Donovan estuvo cerca de su doblete al minuto 79, pero su tiro de media distancia fue tapado a dos tiempos por Hall.

Con 10 minutos por jugar, el Dynamo se mandó al ataque, pero la defensa angelina comandada por Omar González supo responder cada avance e iniciar peligrosos contragolpes hasta el silbatazo final. David Beckham estuvo a punto de consagrarse con uno de sus famosos tiros de pelota quieta en el último minuto, pero el tiro fue atajado por Hall. Al final, el Galaxy se convirtió en uno de los mejores equipos en la historia de la MLS al ganar el doblete conformado por el Supporters’ Shield y la Copa MLS.