HOU_101117_Cabrera_close
Trask Smith

"Hay que jugar y ver" aseguran en Houston sobre la posibilidad de incorporar un nuevo jugador franquicia

Cuando Wilmer Cabrera asumió como entrenador de Houston Dynamo un años atrás, el objetivo principal del club era el de esteablecerse como competidores importantes dentro de la MLS. Haber llegado hasta instancias muy avanzadas de los Playoffs del pasado año es una prueba de que esa meta se cumplió.

Ahora -con una temporada de experiencia sobre sus hombros- el fin del equipo es consolidar lo conseguido en 2017 y al mismo tiempo contar con una plantilla más fuerte.

Hace un año el Dynamo cambió prácticamente a todo su grupo de jugadores, de pies a cabeza. Houston contrató a un importante grupo de jóvenes jugadores para fortalecer el ataque, y algunos veteranos notables, como el objetivo de dar más fiabilidad a su defensa. En el mercado de invierno el club texano se apega a la misma filosofía.

"Sentimos al finalizar la temporada parasa que era importante seguir con lo hecho y dar continuidad a nuestro grupo", señaló el gerente general del club, Matt Jordan, en diálogo con MLSsoccer.com. "Mientras tanto fuimos agregando piezas que creemos que nos mejoran como equipo. Pensamos que lo hemos conseguido en los últimos meses".

El Dynamo ya no cuenta con Erick ‘Cubo’ Torres -hoy futbolista de Pumas UNAM en la Liga MX. El uruguayo Vicente Sánchez decidió retirarse del fútbol, mientras que los contratos de Ricardo Clarck, Jalil Anibaba y Alex no fueron renovados. En al apartado de las incorporaciones, en cambio, están dos volantes de sangre salvadoreña: Arturo Álvarez (nacido en Houston) y Darwin Cerén. AJ DeLaGarza y DaMarcys Beasley seguirán dentro del plantel, a la vez que el equipo ejerció las opciones para adquirir el pase de Juan David Cabezas y Alberth Elis. Además, el conjunto anaranjado incorporó a Alejandro Fuenmayor, uno de los mejores centrales de la primera división venezolana, de apenas 22 años.

En el sur de Texas están convencidos que en 2018 tienen un mejor equipo que un año atrás. "Tenemos un grupo base", explicó Cabrera desde Tucson (Arizona), donde Houston Dynamo realiza trabajo de pretemporada. "Este año ya no se trata de que nos conozcamos. Se trata de asegurarnos de que los nuevos muchachos se adapten bien al grupo. Y para los muchachos que ya estaban aquí, se trata de avanzar rápidamente en todos los aspectos".

El potencial del equipo es grande, más si se tiene en cuenta que el club podría sumar nuevas piezas. La salida de Torres deja un cupo de jugador franquicia disponible, que podría ser ocupado antes de que se cierre la ventana de transferencias. Aunque Cabrera destaca que no sabrá a ciencia cierta qué posiciones habrá que reforzar hasta que comiencen los partidos oficiales.

"Ahora mismo tenemos que esperar a jugar", insistió el técnico. "Hay que esperar y jugar partidos. No sabremos hasta que juguemos partidos y comencemos la temporada. En ese momento sabremos dónde el equipo luce fuerte y dónde luce algo débil. Ojalá podamos hacer rápidamente esos ajustes".